lunes, 24 de marzo de 2008

Limpieza del rostro

Para limpiar el rostro sin agua, debes utilizar una crema o leche limpiadora realizando ligeros movimientos circulares con las yemas de los dedos por todo el rostro, incluyendo párpados y cuello. Retirar con la ayuda de un algodón sin frotar la piel. A continuación empapar un algodón en tónico facial sin alcohol y dar suaves toques por el rostro y cuellos, evitando el contacto de los ojos.
Limpieza del rostro con agua
Escoge un limpiador sin jabón, de PH neutro, en barra, crema, leche o loción. Muchos jabones son altamente alcalinos y pueden alterar la película protectora cutánea, y esto es muy agresivo para la delicada piel facial. La cara debe lavarse siempre con agua tibia, nunca caliente, ya que puede resecar la piel y dañar su barrera natural. Después de aclarar el limpiador salpícate el rostro con agua fría, así evitarás la sequedad, tonificando y activando la circulación sanguínea.

Qué tipo de limpieza necesita mi rostro

A las pieles secas
les conviene la crema o la leche limpiadora, ya que dejan una capa hidratante sobre la piel. Las pieles grasas necesitan un limpiador en gel libre de grasa soluble en agua o limpiadores con base grasa, que disuelven la de la piel. Las pieles sensibles se deben limpiar con leches suavizantes sin perfume, lociones o geles. Las pieles normales necesitan un limpiador que se retire con agua por las manañas y crema o leche limpiadora por la noche.

El exceso de limpieza puede acelerar la producción de grasa
ya que las glándulas sebáceas producirán más grasa para compensar su defecto.
Para combatir el temido acné se debe limpiar la piel y mantenerla siempre hidratada, de lo contrario se podría agravar el problema.